En pleno siglo XXI y, muy especialmente en la localización geográfica en la que nos ubicamos, España, es más que evidente que el sistema educativo, salvando algunas excepciones, necesita una fuerte renovación a nivel metodológico. Las cifras de fracaso escolar son más que alarmantes en nuestro país, de modo que, como medidas resolutivas al respecto, muchos centros educativos se han visto fuertemente renovados en lo que a materias y métodos de aprendizaje aplicados al aula se refiere.

En este sentido, el factor fundamental sobre el que hay que mediar, desde un primer momento, es la edad. Para que un niño o adolescente muestre especial interés en su formación, necesita recibir, desde muy temprana edad, un sistema de aprendizaje que explote, fundamentalmente, su motivación. Un niño motivado es capaz de explotar al máximo su potencial, llegando incluso a convertir este fenómeno en una práctica común en su día a día.

éxito hijos

Para ello, los niños de edad comprendida entre 0 y 5 años, e incluso los alumnos de 6 años en adelante que ya usen libros de texto, requieren, además, técnicas más específicas y focalizadas al temario impartido, las cuales les garanticen una fácil asimilación de los contenidos.

En este sentido, la psicomotricidad, así como el desarrollo de actividades lúdicas y amenas, contribuyen a suscitar un mayor interés por el tema que tratemos en clase. De este modo, resulta interesante la incorporación de elementos visuales, sonoros y táctiles a las jornadas educativas, los cuales permitan a los más pequeños interactuar de manera directa con aquello que el docente trata de explicar. Así pues, los alumnos no sólo aprenderán el significado o concepto de algo, sino que, además, experimentarán un contacto en primera persona con el tema que concierne.

Por ejemplo: si los niños están aprendiendo los nombres de los animales, éstos deben visualizar al ser vivo, pero además, el profesor puede hacer uso de grabaciones, vídeos e incluso organizar escapadas al Zoo, para que el aprendizaje de esta disciplina sea lo más completo posible.

Vivimos en la era de la tecnología, en la que cada vez resulta más fácil acceder a todo tipo de herramientas informáticas, interactivas y, lo más interesante, proyectadas. El uso de aparatos multicanal (los hay muy económicos, pues solo constan de proyector, pantalla y altavoces), puede generar experiencias tan atractivas para los alumnos, que éstos empezarán a concebir las clases como auténticos laboratorios multisensoriales, en lugar de asistir a las mismas desmotivados y sin ánimo. Por supuesto, el uso de libros y material de texto es muy recomendado, pues es ahí, precisamente, donde reside toda la información necesaria y donde, en caso de dudas, podemos consultar sobre cualquier disciplina.

éxito hijos

Otro de los factores que caracterizan las propuestas educativas del siglo XXI, es la incorporación de idiomas en niveles incluso de guardería e infantil. España es uno de los países europeos con mayor dificultad de aprendizaje bilingüe. Lo cual no es extrañar, pues hasta hace relativamente poco (10 años), el estudio de inglés o del francés se impartía a niveles muy básicos, y a partir de edades cuya asimilación es más complicada respecto a los primeros años de vida de los pequeños.

éxito hijos

En este sentido, el uso de nuevos métodos de aprendizaje, tal y como hemos comentado con anterioridad, combinado, a su vez, con la enseñanza de idiomas desde 0 años, tendrá como resultado no sólo niños más motivados y curiosos, sino personas cuya capacidad cerebral irá en aumento desde muy temprana edad, lo que, por tanto, les permitirá ser  políglotas y dominar varias lenguas sin problema.

Por otro lado, uno de los factores más importantes, desde el punto de vista ético, y que pasa mucho desapercibido entre la educación meramente académica, es la enseñanza de unos valores morales adecuados. Un amplio sector social comparte la opinión de que este  tipo de tareas es una labor concerniente únicamente al ámbito familiar, lo cual es cierto. Si embargo, no debemos olvidar que nuestros hijos pasan gran parte de su tiempo físico en un centro en el que sus capacidades, tanto motoras, como intelectuales y morales, se hallan en completo desarrollo, actuando como “esponjas” que todo lo absorben.

éxito hijos

Así, el desarrollo de métodos que hagan uso de nuevas técnicas, idiomas y que, asimismo, otorguen la importancia que merecen al ámbito ético, pueden convertirse en el aliado perfecto para proporcionar una formación completa a todos los niveles.

Además, el estudio basado en la exploración, la interrelación de las disciplinas, la inclusión de idiomas y, lo más importante, la motivación, garantizará el desarrollo de alumnos muy autosuficientes, independientes y, por tanto, emprendedores.

Es hora de incorporar al sistema educativo las nuevas propuestas y mejoras que ofrece la sociedad actual. Vanguardia, entusiasmo, pasión por la enseñanza y dedicación, son las características principales de la educación del siglo XXI. ¡Aprovechémoslas!